Páginas

viernes, 11 de junio de 2010

Márquez se carga la fiesta de Sudáfrica


Por Ander Barroso.-

Sudáfrica llevaba mucho tiempo esperando este día. No se celebra todos los días un Mundial y para un país tan humilde como el africano, la repercusión e ilusión es todavía más grande. Sin embargo, la selección de Parreira no pudo regalarle a su público una victoria en el partido inaugural de este viernes.

Poco le falto a la selección anfitriona para dar un disgusto a México. Sobre el papel, los de Javier Aguirre eran favoritos para ganar el primer partido del Mundial. Así, el combinado azteca se hizo desde el principio con la posesión de un balón que movió sin éxito de un lado a otro.

Los espacios brillaban por su ausencia y sólo las apariciones de Giovanni Dos Santos desestabilizaron a los sudafricanos. El futbolista del Galatasaray se hartó de pedirla y encarar a la defensa rival. Lo hizo todo bien y sólo le falto el gol.

Sudáfrica no se cortó ni un pelo a la hora de defender con una línea de hasta seis hombres. Sin embargo, los recursos de los locales no se basaron sólo en la defensa y siempre que recuperaban el balón buscaban rápidamente a los hombres de arriba con pases precisos y largos.

Tshabalala y Modise demostraron ser dos llegadores con mucha velocidad y lo que es más importante: Sudáfrica no se basa solo en el talento de Pienaar, bastante discreto. De hecho, un gran contragolpe de los africanos acabó con un pase al hueco a Tshabalala, que fusiló a Óscar Pérez con un testarazo cruzado.

Aguirre sustituyó a Carlos Vela y Guille Franco, desapercibidos en todo el partido. Recurrió a la experiencia de Blanco y al hambre de gol de Hernández. Pero los problemas en la creación seguían, al mismo tiempo que Sudáfrica buscaba el tanto de la sentencia con más verticalidad que cuando el marcador estaba empatado.

México empezaba asimilar una derrota que no entraba en sus planes y su futuro en el Mundial no pasaba de la primera fase, ya que se tiene que medir a las dos favoritas de su grupo. De ahí que Aguirre celebrara con tanta efusividad el tanto de Márquez. Y después de tanto sufrimiento, lógico que un empate con el que no se conformaban, no lo vean con tan malos ojos. Al fin y al cabo, todavía tienen que decir, aunque tendrán que estar más finos.

2 comentarios:

  1. La regla del fuera de juego habla de dos jugadores por detrás de la línea de pase. El gol está perfectamente anulado.

    Los mexicanos juegan en equipo y por las bandas, pero sufren con los contragolpes porque tienen centrales lentísimos. Giovanni dos Santos ha sido el mejor jugador. Tienen futbolistas con suma calidad, pero falta mayor poder asociativo.

    Los africanos presionaron más arriba y mantuvieron a varios jugadores arriba para salir a la contra con pases largos. Virtudes de los sudafricanos: los pases profundos de Modise y los centros precisos de Tshabalala (junto a su golazo).

    Un saludo desde Panorama Fútbol

    ResponderEliminar
  2. Hola, creo que el resultado fue justo, una primera parte para cada equipo.
    Me encantaron Tshabalala y Modise.
    Saludos desde
    agolpedebalon.blogspot.com

    ResponderEliminar